Logo Aerodromo Soria


Ocio y diversion

No sabemos decir si es más afortunado el que ya es piloto o el que no lo es, pues, si apasionante es serlo, más aún son los primeros momentos del aprendizaje del vuelo. Para muchas personas que hemos tenido el placer de conocer y acompañarles y guiarles en este desafío, uno de los momentos más inolvidables de su vida han sido aquellos en los que realizaban sus primeras clases de vuelo: el rugido del motor, las agujas y los indicadores “en verde”, el viento bendiciéndote, la pista invitándote a acelerar en ella, y el cielo esperándote. Puede parecer que estamos exagerando, pero no, es así y posiblemente más y mejor.

La mejor manera de iniciarse en la práctica de los deportes aéreos es un Bautismo Aéreo. En él incluimos “en miniatura” lo que es una pequeña clase de vuelo y una toma de contacto con el avión y el vuelo. Si la persona “solo” quiere disfrutar del vuelo y del paisaje nos dedicamos a ello con esmero, pero si le pica el “gusanillo” y quiere probar el vuelo, intentamos que sea una pequeña pero auténtica experiencia de vuelo.

A través del Bautismo Aéreo “Hermanos Wright” la/las persona/s conocerán a través de un briefing anterior al vuelo los secretos del vuelo y el porqué de la sustentación de una máquina más pesada que el aire. Durante el vuelo es posible probar la sensación que se tiene al tomar los mandos y poder desplazarse no solo en dos dimensiones, ¡sino en tres! No es difícil y posiblemente quieras seguir volando y no bajarte del avión. ¡Estás avisado!

Además de las actividades propias del aeródromo, también incluimos en este apartado otra información útil para el turista y nel viajero. Esperamos que sea de su utilidad.